El cansancio se ha vuelto vertiente decisiva de nuestra experiencia de lo cotidiano. La filosofía que lo trate como “tema menor” revela ser un pensar que se agota al laminar la conexión entre “circunstancias” y “cuerpo vivido”